Alojamiento Villafrea

 

Ruta Nº 9: Mojón de los 9 Puelos

RUTA Nº 9: MOJÓN DE LOS 9 PUELOS.

  • Distancia: 13 km.
  • Desnivel:  450 m.
  • Tiempo aprox: 3,5 hr.

Para no hacer esta ruta excesivamente complicada, es necesario partir del valle de Guspiada, lo que conlleva el desplazamiento en vehículo desde el pueblo hasta dicho valle.

Guspiada es un valle largo, de buenos pastos en el fondo y abrupto, de escaso arbolado en los montes que lo sustentan; tiene así mismo pequeños vallejos laterales como los Hocejos, Vallines, Valdevaniego, Candano, La Flor, Valdeabriellas, Nuestra Señora o EL Burro.

Se recorre todo el valle por un camino utilizado para el acarreo, desde el que podemos contemplar lo escarpado de sus vertientes y su falta de arbolado, debido a los números incendios que ha padecido, provocados para el mejor aprovechamiento como pastizales. Atravesamos los diferentes vallejos que confluyen, el puente de Vallines sobre el arroyo de Guspiada, de clara y abundante agua, una caseta de pastores en la Flor, un chozo medio destruido en Valdeabriellas hasta llegar a los pardos de El Burro y nos encontramos frente a la muralla rocosa de La Peña de Nuestra Señora, muy visitada por corzos y rebecos.

Finalizamos los prados de El Burro, se termina el camino, y continuamos por una vereda. La pendiente es bastante pronunciada y, entre brezos y escobales, llegamos, primero a la majada bajera de El Burro y posteriormente a la majada cimera en donde encontraremos un mástil de diferentes colores utilizado para contabilizar el nivel de la nieve caída. Esta y la majada nos permite observar las paredes del Alto de la Sierra y las lagunas de La Perdiz que, sobre todo en primavera, tienen bastante agua. Desde esta majada, la pendiente aún se hace mayor, por lo que la subida hasta el mojón de los nueve pueblos es la más dificultosa de todo el itinerario.

Encontraremos el mojón en mitad de un collado, en forma de piedra triangular de poco más de metro y medio de altura agrietada en un lateral; es punto divisor de nueve pueblos, algunos ya desaparecidos, y nos permite una observación de casi 360 º.

El regreso hasta el pueblo se realiza por unas veredas de vacas y yeguas que salen a la izquierda en el sentido de la marcha.(dejamos siempre a nuestra izquierda el Alto de la Sierra), y que nos llevan hasta el Pardo Rey.

Prado Rey, es una amplia campera colgada en la cima del monte de Hormas, , surcada por varias regueras que mantienen en todo tiempo la campera verde y fresca muy apreciada por el ganado.

Al final de la campera, esta la reguera que más agua lleva y con el cauce mas cristalino, y es por ella por la que nos guiaremos para descender hasta el valle de Hormas. Durante el descenso podremos observar la maravilla de este monte, rico en robles milenarios, hayas y acebos fundamentalmente y si hay suerte algo de su nutrida y variada fauna de ciervo, corzo, jabalí, así como oso y urogallo.

A través de dos valles menores de Hormas cual son, La Salsa y Valdecasares, llegamos a la Collada de Rimuela y de esta al valle de Rimuela que nos conduce de nuevo al pueblo.