Alojamiento Villafrea

 

Ruta Nº 8: Moños Verdes, Los Calares

RUTA Nº 8: MOÑOS VERDES, LOS CALARES.

  • Distancia: 10 km.
  • Desnivel:  450 m.
  • Tiempo aprox: 2,5 hr.

Iniciamos esta ruta en el puente, cogiendo el camino del Travesero hasta la ermita de san Antonio y desde ella direcciona Arbolande, pero sin entrar en el valle nos echamos al monte por una pequeña vereda que sigue la divisoria existente entre el valle de Arbolande y la Boeria de Villafrea; esta vereda nos conduce hasta un camino que parte del pueblo de Villafrea desde el bar del pueblo.

Tenemos dos posibles rutas, una da vista al valle de Arbolande y la otra a Villafrea y el valle del rio Esla, ambas recomendables, pero en el caso de hacer una solo, es preferible la segunda, pues a horas más tempanas, pueden verse unas bellas imágenes de las Peñas de Riaño sobresaliendo entre la niebla. En cualquier caso, nuestro objetivo son unas peñas negras y rugosas que se observan por encima del arbolado. El tramo final se hace largo, por ser la pendiente bastante pronunciada, pero merece la pena, pues las vistas son impresionantes, alcanzando a ver todo el valle a “vista de pájaro”, con las Peñas de Riaño, los pueblos de Boca de Huérgano y Villafrea, así como todos los montes de alrededor.

Desde este punto, nos dirigimos hacia la Rasa, hasta llegar a una zona de caliza mezclada con arbustos verdes, lo que le da a la zona el nombre de Moños Verdes; desde aquí perdemos de vista el valle en Boca de Huérgano, pero apreciamos su continuación en los términos de Los Espejos y Barniedo de la Reina, con los valles de La Prada, Guspiada, Valponguero, así como la majestuosidad de las alturas de los Picos de Europa, en sus zonas central y oriental. Esta zona de Moños Verdes y la collada de Las calares, es mejor recorrerla con tranquilidad, cuidando de no perderse las curiosas figuras que en ocasiones forma la piedra caliza, existe una fuente que surge de la roca, refugios naturales, una cantera de extracción de piedra con la se construyó el puente de Boca de Huérgano, así como gran variedad de arbustos que dan a esta zona una belleza sin parangón.

El regreso hasta el pueblo, se puede hacer por cuatro sitios diferentes lo que nos amplia la ruta a cuatro más, que parten de la collada de las Calares:

1.- Descendemos hacia Arbolande por Valmoratín y valle abajo hasta el pueblo.

2.- De la collada las Calares parte una senda que se dirige hacia Valverde, pero que abandonamos al final del valle de Arbolande para bajar por la Varga Espayo hasta el Campristo y por el valle abajo hasta el pueblo.

3.- En dirección contraria a Valmoratín, nos dirigimos hacia Barniedo por un camino amplio y claro y una vez en la entra del pueblo, cogemos Camino del Caballero, de trashumancia, que sin necesidad de utilizar la carretera, nos lleva hacia Los Espejos. Un poco más adelante encontraremos el molino batán  de Las Pisas, digno de ver en primavera por la cantidad que surge de la roca, enseguida llegamos a Villafrea y luego Boca de Huérgano.

4.- La ruta más interesante, puede ser la que nos lleva por el Pochaquín hasta el “monumento al Pastor”, artilugio hecho de alambres y trapos que vigila la paz y el sosiego del pueblo de Barniedo. Desde este monumento, y sin perder altura, nos dirigimos hacia La Atalaya, que se distingue por un Juan Sordo y una Bandera metálica al lado.

Este Observatorio, es el mejor para poder ver el valle del río Esla en toda su extensión, desde el pantano hasta las Peñas Caidas a la altura de Guspiada. Desde aquí iniciamos el descenso por Valleja de Valdelapiedra hasta el camino del Caballero, y una vez en él nos dirigimos al pueblo de inicio de la ruta.