Alojamiento Villafrea

 

Ruta Nº 10: Pico Coriscao

RUTA Nº 10: PICO CORISCAO.

  • Distancia: 8 km.
  • Desnivel: 350 m.
  • Tiempo aprox: 2,5 hr.

Esta ruta nos exige ir en automóvil, hasta el Puerto de San Glorio (1.609 m), y desde aquí hasta el Collado de LLesba (1.675 m), por una pista preparada para vehículos normales. Este collado nos da un anticipo de lo que se observa desde el macizo Central de Picos de Europa delante de nosotros, y su Peña Vieja (2.613 m) en primer término, así mismo, tiene el colado un monumento al oso, esculpido en piedra que hace honor a esta especie animal en vías de extinción. Este collado, sobre todo por su facilidad de acceso, es uno de los más vistosos y visitados de la zona de Picos de Europa.

A mano izquierda del collado, sale una vereda, pero no hay que seguir el camino puesto que bajaríamos a Espinas, que nos conducirá directamente y una vez sobrepasadas una serie de lomas, el Gustal (1.942 m), el Cascajal (2.208 m) y Las Calares (2.013 m) hasta el pico Coriscao con una altitud de 2.234 m; a pesar de su altitud es una ruta sin dificultada puesto que en un entorno de dos horas, con un ritmo tranquilo y sin dejar de observar, tanto los Picos de Europa, como la zona de Peña Prieta, nos situaremos desde el collado de LLesba en el pico Coriscao.

El terreno que se observa desde este pico, si no hay niebla, es inmenso, pagando con creces el esfuerzo de haber llegado hasta él; es imposible describir todos los puntos que se ven, por lo que es conveniente mantener la incertidumbre y subirle. Un aspecto curioso de este pico es que tiene una trinchera en su alto que data de la época de la guerra civil, y al parecer era un observatorio.

El descenso se realiza por la misma ruta que el ascenso.

Esta ruta cuando se realiza con niebla espesa, bastante frecuente en las tardes de verano, provoca unas vistas muy interesantes, como la de los Picos sobresaliendo por encima de la niebla. Sin embargo esta niebla puede provocar despistes en el descenso por lo que es conveniente caminar con cuidado para no perder la senda que se utilizó en la subida.